Yossi Tam: “La adicción al cannabis es mucho más baja que el alcohol u otras drogas”

Yossi Tam: “La adicción al cannabis es mucho más baja que el alcohol u otras drogas”

Por Lucrecia Lacroze. La Nación

El director del Centro Multidisciplinario de Investigación en Cannabis de Israel destaca la necesidad de capacitar a profesionales de la salud.

“En Israel, además del fuerte trabajo de investigación, estamos en un proceso de educación continua a farmacéuticos, enfermeros, doctores y alumnos de medicina sobre el uso terapéutico del cannabis”, dijo el médico Yossi Tam, profesor titular del Instituto de Investigaciones sobre Drogas de la Facultad de Medicina de la Universidad Hebrea de Jerusalén. Director del Centro Multidisciplinario de Investigación en Cannabis, Tam viajó desde Israel, junto con otros especialistas, para participar de la I Conferencia Internacional en la Argentina sobre el Sistema Endocannabinoide y Cannabis Medicinal.

-¿Cuáles son los principales usos del cannabis medicinal en Israel y en el mundo?

-En Israel los principales motivos para el uso de cannabis medicinal son dos. Primero, para calmar el dolor cuando está comprobado que las medicinas tradicionales no dieron resultados. El otro es para atender los tratamientos secundarios de la quimioterapia, como vómitos, náuseas, dolores y falta de apetito. También es muy común, por la situación de nuestro país, que se recete para tratar estrés postraumático, que es un gran problema en Israel. Otras enfermedades que se tratan con cannabis son síndrome de Taurette, esclerosis múltiple, enfermedades incurables, enfermedades de inflamaciones gastroenterólogas, VIH, Parkinson, autismo y epilepsia. En el mundo son menos porque en Israel estamos más avanzados en la investigación y en la prescripción de cannabis. Cada mes se evalúan y se agregan más aspectos para poder prescribir cannabis.

-¿Qué nivel de consumo podría indicar un peligro a la adicción de esta sustancia o directamente su adicción?

-La adicción al cannabis es muy baja, sólo el nueve por ciento de las personas que consumen cannabis podrán ser adictas. Es mucho más bajo que el alcohol u otras drogas. El problema es que son más las personas que consumen marihuana que las que consumen cocaína. Entonces ese porcentaje es más significativo comparado con la cantidad de personas que tienen una adicción a la cocaína u otras sustancias.

-¿Cuáles son los efectos negativos en el cuerpo de un abuso del cannabis?

-Como cualquier otra droga, tiene efectos adversos. Hay efectos adversos esporádicos y otros crónicos. Los esporádicos tienen que ver con trastorno de ansiedad, ojos rojos, cambios en el estado emocional. Los efectos crónicos o efectos de largo plazo pueden ser psicosis, adicción y afectación en las capacidades del aprendizaje y la memoria. Es fundamental aclarar que no todos los pacientes van a tener efectos secundarios. Pero necesitamos ser conscientes de estos efectos para poder controlarlos.

-¿Cómo ve la legalización para el consumo personal?

-No hablo sobre uso recreacional, no hay conexión entre el uso medicinal y el recreacional.

-¿Es recomendable que la implementación sea siempre por parte del Estado?

-Tiene que ser controlado y administrado por el gobierno. En Israel el uso medicinal del cannabis fue fomentado por el Ministerio de Salud. Una vez que se dio cuenta el ministerio de que el cannabis podía ayudar para ciertas indicaciones, promovieron la creación del ente regulatorio, la Israel Cannabis Medical Association. Es un ente especial, estatal, que controla todo el proceso: la producción agrícola, cómo se elabora desde ese cultivo una droga estandarizada, cómo se distribuye y cómo se receta y se administra a los pacientes

 

COMENTARIOS