El cannabis puede usarse para tratar adicciones

El cannabis puede usarse para tratar adicciones

La Capital

"Hay al menos dos componentes del cannabis que podrían tener un efecto beneficioso en el tratamiento de las dependencias químicas", aseguró la médica especializada en psiquiatría Raquel Peyrabue, quien tuvo un papel fundamental en la regulación del uso de la marihuana con fines terapéuticos en Uruguay y que disertó en las "Primeras Conferencias Internacionales LatinoameriCanna", que se realizan en la ciudad de Buenos Aires.

Dos componentes del cannabis, el THCV y el cannabidiol, pueden usarse para tratar la dependencia química a algunas drogas, aseguró la médica especializada en psiquiatría Raquel Peyrabue, quien tuvo un papel fundamental en la regulación del uso de la marihuana con fines terapéuticos en Uruguay y que disertó en las “Primeras Conferencias Internacionales LatinoameriCanna”, que se realizan en la ciudad de Buenos Aires.

“Hay al menos dos componentes del cannabis que podrían tener un efecto beneficioso en el tratamiento de las dependencias químicas: uno es el cannabidiol, que a través de mecanismos muy precisos en el sistema de recompensa (del cerebro) disminuye las recaídas y la apetencia por la droga”, explicó Peyrabue, quien agregó que ese elemento “es el mismo que se utiliza para el tratamiento de la epilepsia infantil y los procesos autoinmunes”, entre otras patologías.

El otro componente que sirve para tratar las adicciones es el CBD, un “ansiolítico” que reduce la angustia durante el síndrome de abstinencia, continuó la especialista.

“Por eso decimos que el cannabis, más que una droga de entrada, es una droga de salida”, afirmó.

“Lo interesante es que estos componentes sirven para tratar el mecanismo de dependencia química, por eso pueden usarse para tratar la adicción a distintas sustancias, como la anfetamina, la heroína, la cocaína y la nicotina, por ejemplo”, agregó.

Aseguró además que ninguno de esos componentes, ni el THCV ni el cannabidiol, generan dependencia química; sin embargo, destacó que el cannabis tiene otros componentes que sí pueden provocar adicción, principalmente el THCV.

La adicción es una “enfermedad cerebral devastadora. Las drogas afectan al cerebro para siempre, ya que no puede recuperarse ni volver a sus niveles anteriores. En el mundo, 250 millones de personas consumen drogas, pero sólo entre 50 y 60 millones tienen adicción, donde funciona también un componente genético que nos hace propensos”, agregó por su parte Rami Yaka, de la Universidad Hebrea de Jerusalén, quien también disertó durante las conferencias.

El médico explicó que en el sistema de recompensa del cerebro, las drogas elevan los niveles de dopamina generando mayor sensación de euforia, siendo esa una de las causas de la dependencia química, además del antecedente genético.

Según el especialista israelí, el principal problema para salir de las adicciones son las recaídas, ya que “durante el primer año ocho de cada diez personas vuelven a consumir” al enfrentar síndrome de abstinencia, ya que “no pueden evitarlo”.

COMENTARIOS